Calderé: “Peleamos y sufrimos porque queremos estar más arriba y estoy convencido que lo conseguiremos”

Ramón Calderé comparecía esta mañana ante los medios en la previa del partido de mañana en Almazán, que fue aplazado por la nieve en enero y que también sufre la amenaza del temporal, aunque el propio técnico dejaba claro que “si viajamos es para jugar. Ya se lo dijimos al Almazán. Es lo único que le hemos pedido porque son ocho horas, la comida, un entreno que se pierde y tenemos que saber si jugamos o no. Si viajamos es para jugar. A medias tintas no podemos ir”, comentaba.

Además, antes de responder a las preguntas de los periodistas hacía balance del último encuentro. “No quiero justificarme en absoluto, pero el fútbol no fue justo. Más allá de que nunca he dicho nada de temas arbitrales, en un mismo partido que te anulen dos goles… El primero sí puede Murci interferir en el golpeo de Marco, pero el segundo gol lo hemos podido ver en vídeo y es totalmente válido. A nosotros nos pitan muy fácil. Y luego el equipo hizo méritos para no perder, pero perdimos”. Por eso, tiene claro que “es fundamental no ya mañana sino prácticamente cada partido volver a la senda de las victorias porque el equipo trabajó bien, trabajamos bien y más allá de que alguno pueda pensar lo contrario el equipo está tranquilo y al final se verá, estoy convencido”, dejando claro que el domingo el equipo pagó muy caro el único error que tuvieron. “El domingo tuvimos un error, prácticamente un centro que Rodri blocó y el único error que tuvimos nos pesa demasiado. Son rachas que en el fútbol existen. Luego tuvimos ocasiones para poder materializar. Esos dos goles anulados, perfecto, nunca nos hemos quejado. Sólo decimos que la realidad es que los pequeños errores que estamos cometiendo nos están pesando y en ataque necesitamos mayor contundencia. Seguir confiando en la gente goleadora que tenemos y ahora más con la llegada de Ortiz e Izazola. El equipo es más competitivo a la hora de tener más opciones y en eso hay que confiar y yo confío ciegamente en que todo esto al final se verá como tiene que salir porque hay materia prima y la confianza es total”, señalaba el entrenador.

Sin embargo, no entró a valorar el futuro a nivel clasificatorio. “Yo soy un luchador nato de por vida. Si alguno en Salamanca me quiere ver liquidado si tengo que morir moriré pero soy un luchador nato. No me han regalado nada. Ya dije que preveía que iba a ser una de las situaciones más difíciles, pero aun así esto me da más argumentos para seguir peleando porque creo en la materia prima. Confío más. Me da igual el puesto, vamos a seguir peleando. Esto es sólo un enfoque mío, pero creo que se ha enfocado mal. Al final el objetivo es el mismo quedando primero que cuarto. Es verdad que todos queremos ser primeros, pero ya veremos al final. Lo que hay que hacer es clasificarse. La confianza en nosotros es total. Estamos pasando una racha, pero estamos tranquilos confiando en el trabajo que se está haciendo. A nivel personal no me preguntéis más. Soy un luchador y no saco pecho. Lo sacaré cuando logremos el objetivo final. Y siempre he sido muy humilde. Todas las críticas que reciba que son justas (no cuando te faltan al respeto) a mí no me afectan. Mientras no afecten a los jugadores, a mí no me afectan porque he salido de muchas peores. Y lo único que pienso es jugar y ganar. Por la confianza a esta plantilla donde hay una unión que nadie puede discutir. Peleamos y sufrimos porque queremos estar más arriba y estoy convencido de que lo conseguiremos. Tenemos una plantilla mucho más competitiva respetando los chicos que no están”.

Además, también hizo autocrítica: “Creo que ha habido partidos que hemos tenido pájaras y la afición tiene derecho a recriminar el día del Bembibre porque tuvimos una pájara y yo el primero, pero ha habido partidos que no. El fútbol no está siendo justo con nosotros. El domingo y algún partido más. El día del Burgos tuvimos doce ocasiones claras. Tácticamente se ha podido romper el equipo en alguna ocasión, pero trabajamos en ello. En no dar opciones a nivel defensivo al rival, el otro día tuvieron una opción. Tendremos que trabajar en que no tengan ninguna. Líneas juntas. Estrategia también en ataque, todo lo que es falta, córner, que el jugador que va a rematar tenga más convicción. Claro que hacemos autocrítica y claro que entiendo a la afición. Es soberana y sólo le puedo pedir que siga confiando en este grupo, en estos jugadores, que al final se conseguirá el objetivo. Es que vamos a jugar en campos que tienen sus armas. Sí es cierto que en casa las estadísticas tienen que ser mejores porque lo tenemos todo”, comentaba.

También explicó el por qué del sistema habitual de juego. “Intentamos jugar en juego interior, pero a veces cuesta más porque los rivales te ven, te observan. Incidimos más en el exterior porque tenemos gente con un perfil llegador, los laterales Coque, Emilio y Tyson tienen buena llegada y luego tenemos buenos rematadores. También buscamos los pasillos interiores pero todos los equipos están bien trabajados. El único equipo que ha sido muy superior es el Cristo Atlético y a su técnico lo querían crucificar al principio”, apuntaba.

Aun así, reconocía que “a partir de mañana habrá un pequeño cambio porque me veo  en la obligación de buscar otras soluciones tácticas. Si tenemos cuatro puntas a lo mejor jugar con tres para tener más potencial ofensivo”.

Respecto al rival dejó claro que “es una salida dura primero por las características del campo, pero espero que hagamos un partido parecido al del domingo porque estoy contento y sólo cambiar el resultado, la efectividad en ataque”.

Sobre Izazola y Jehu comentó que “los mexicanos son gente de calidad, quizá el ritmo, la intensidad deben de cambiar ese concepto. Tyson lo tiene por ejemplo y hay que felicitarle por la temporada. La mayoría es otro prototipo de mucha calidad pero que deben aumentar la intensidad del fútbol europeo”, sentenció.